Capacitación en las Comunidades del Área protegida del río Pachijal

Al menos 318 puntos de interés arqueológico y el 11% de la población de mamíferos de Ecuador en su territorio llevó a que en junio de 2012, el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito declarara a la cuenca del Río Pachijal, ubicado en el norocciodente de la capital, como área protegida.

En una extensión de 15 043 hectáreas, que abarcan los territorios de Pacto Hualea y Nanegalito, se asienta el 22% de las especies de aves de Quito, y el 78% de las especies de peces que viven en el lugar son consideradas raras o accidentales.

En este contexto, encontrar formas para fortalecer el tejido social y generar entre los pobladores capacidades de uso y manejo de esta área de conservación, representa el nuevo reto del equipo del Eje de Ambiente y Sociedad de Grupo FARO.

Bajo la coordinación de Daniel Bravo y Diego Núñez, el equipo se dedica a la identificación de conflictos y los modos de mediación en una zona, que pese a su riqueza en flora y fauna posee una importante presencia minera.

El trabajo se complementará con dos talleres enfocados en temas de liderazgo, transformación de conflictos y responsabilidad personal. Además, se prepara una gira de intercambios para que las poblaciones asentadas en este sector compartan experiencias con otras comunidades que ya han empezado procesos participativos en la gestión de áreas protegidas.